IUA VIVE EL ARTE

Exponerse al arte brinda placer, conmueve, estimula el sentido estético y el espíritu crítico, expande horizontes, detona ideas nuevas, sugiere temas de conversación.

En la Sala de Reuniones del Colegio se encuentra el mural “Rayuela de los símbolos” de Carlos Páez Vilaró. En el acceso de Primaria se luce “Deportes con pelota” de José Trujillo. De Robert Mieres, un saxofonista recibe a los alumnos en el patio, un hada decora un pasillo de la casita de los preescolares y máscaras en relieve adornan el comedor principal.

 

En el Campo Deportivo del IUA, se pueden apreciar dos murales de Daniel Cardoso que representan antiguos juegos infantiles: “El Trompo” y “El Aro” (con aros disponibles para jugar); la escultura en chatarra del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Antonio Squilaro; recreaciones a escala de los cuentos clásicos “Los tres cerditos” y “Pinocho” (escultura tallada a motosierra) y una escultura de la Cinta de Moëbius realizada por Raúl Sampayo, sumando a las atracciones que brinda a los estudiantes y sus familias el Paseo de la Geometría¡una galería de arte al aire libre!

Se destaca una colección de esculturas de Héctor Araújo: entre motivos humanoides y abstractos, arañas, mariposas gigantes, tortugas y pájaros en hierro forjado, despiertan la imaginación. La más reciente incorporación: el mural de los colibríes de Darío Maguna frente a la cancha grande. El mural geométrico y los paisajes de Maguna visten el nuevo rincón infantil y la cancha de tennis junto al gimnasio.

 

En el Club House, además de una amplia variedad de curiosidades atesoradas en el “Altar de los afectos”, se encuentran una escultura en acero: “San Jorge”, de Andrés Sabaté Oliver y los óleos de Cardoso “Molino Lavagna” y “Campamento de Artigas en Tres Cruces”. Allí también se exhibe una colección de esculturas de Olga Olivera logradas ensamblando fósiles marinos y otros materiales. De Herben Lazo, obras de arte costumbrista en cartapesta evocan escenas de la vida y la historia de nuestra nación – como las recreaciones de la diligencia y de la sala donde Artigas entrega las Instrucciones del año XIII a los diputados orientales.

Carlos Páez Vilaró – La rayuela de los símbolos

Mural de 5.50 m de base x 1.47 m de altura, ubicado en la Sala de Reuniones del Colegio.

 

Transcripción de la nota manuscrita que lo acompaña:

 

22 de Enero, 2004

Querido amigo Alfredo:

Dos líneas para decirle que fui muy feliz, realizando esta obra para Ud. Una pintura que recordará el paso de mis 3 hijos por el I.U.A. y también el mío por su amistad.

Hacía tiempo que pensaba como hacer para que los padres le expresen su agradecimiento por esa calidad humana que lo caracteriza.

Es por eso que con mucho respeto, le pido que acepte mi obra donde en colores le quise dar las gracias.

Un abrazo fuerte y espero su mejoría para brindar juntos.

Carlos Páez Vilaró

 

 

Transcripción de la carta de agradecimiento correspondiente:

 

Mi buen amigo Carlos Páez Vilaró.

Me apresuro a agradecerle el mural que con tanto afecto Ud. ha obsequiado a nuestro Colegio.

Su mensaje de color y simbología, tan característico de su estilo, llega hondo a nuestros sentimientos y será un testigo permanente de recuerdo y valoración de una personalidad tan peculiar, donde rivalizan en mérito: la capacidad, la audacia, la generosidad y el buen corazón, que han hecho de Ud. una persona admirada y querida por todos.

“La Rayuela de los símbolos” permanecerá en este edificio, custodiada por guarniciones de niños y jóvenes, que revitalizarán sus colores y perpetuarán su recuerdo.

Un abrazo,

Alfredo Tassano

Enero 2004

Daniel Cardoso

Daniel Cardoso ha brindado en el Colegio talleres de Retrato y de pintura al óleo para padres, alumnos y ex alumnos. Sus murales sobre los juegos perimidos “El Aro” y “El Trompo” engalanan el Paseo de los Naranjos, “Campamento de Artigas en Tres Cruces” y “Molino Lavagna” son exhibidos en el Club House del Campo Deportivo, el óleo de la diligencia La Comercial del Este en el “Altar de los afectos”.

Click para acceder a catálogo de obras y resumen biográfico de Daniel Cardoso:

Olga Olivera

Olga Olivera nació en 1940. Desde su más tierna infancia, su vida fluctuó entre el Rincón de Valizas y el de los Olivera, ambos en el departamento de Rocha. Su madre, Camila Alcuri, fue la maestra fundadora de la escuela de Fondos de Valizas. En esa perdida escuelita rural vivió la familia y en ella la autora cursó, impartidos por su madre, los primeros años de primaria. Pero fue su padre, Luis Alberto Olivera, quien le enseñó el mundo. Luego realizó estudios de nivel terciario en la Facultad de Arquitectura, en Montevideo. Durante 30 años, dictó clases de Matemáticas en Enseñanza Secundaria. Las bioesculturas de Olga Olivera están realizadas en su totalidad, con elementos aportados por la Naturaleza, tal como en ella se presentan. Las bases son, en su mayor parte, trozos de Lumaquela, roca de sedimentación conformada por la compactación de restos de caparazones de moluscos con sílice. Con una edad que ronda los 100.000 años, le aportan a las obras, su costado geológico. La Paleontología está representada, por fragmentos de huesos fósiles pertenecientes a animales de la megafauna sudamericana. Su valor paleontológico es relativo dado que son en su totalidad, rodados por el mar. Sus edades oscilan entre 10.000 y 12 millones de años. Maderas carcomidas y trozos de hierro fuertemente oxidados, pertenecientes a viejos barcos naufragados en nuestras costas atlánticas entre los siglos XVII y XX, rozan la Arqueología. El costado biológico es aportado, por huesos diversos de Otáridos (Lobos y Leones marinos), de aves y de peces y por caparazones de moluscos de bellas formas y colores. Todos estos elementos son ensamblados sin pulir, desbastar ni mutilar, respetando siempre, la acción de la Naturaleza y el tiempo. Sus obras, piezas únicas, poseen un enorme valor didáctico y testimonial, porque están realizadas con elementos inalterados de la Fauna, Flora, Geología, Biología, Paleontología y Arqueología del Uruguay más auténtico.

José Trujillo

El artista plástico José Trujilo Seade, reconocido como uno de los más destacados pintores del país, nació en Montevideo a fines de enero de 1960, pero se crió y vivió toda su vida en la zona. Cursó Primaria en Punta del Este e hizo Secundaria en el Liceo Departamental. Desde adolescente comenzó a dibujar y pintar por su propia cuenta. Con el tiempo, y dadas sus notorias condiciones, comenzó a frecuentar el taller de Manolo Lima, donde tomó clases y trabajó entre 1973 y 1978. Luego siguió cursando con otro recordado artista de la zona, el maestro rochense Carlos Tonelli.“Durante un par de años solo fui dibujante: lápiz, lápiz grafito, papel. Logré obras hiperrealistas o quizá debo decir minuciosas”, recordó una vez Trujillo en diálogo con Lilia Muniz. Trujillo ganó diversos premios de pintura desde su juventud y representó a Uruguay en la Bienal de San Pablo en 1983. Entre 1985 y 1990 pintó varios paisajes urbanos plagados de magia y metafísica que gustaron mucho en el país y fuera de fronteras. Algunas de las obras de ese período están en importantes colecciones particulares y en el Museo Ralli, se vendieron especialmente en Buenos Aires, donde expuso permanentemente por varios años con apreciable éxito.

 

Mural “Deportes con pelota”, 11.30 m de base x 2.50 m de altura, ubicado en el Acceso de Primaria del Colegio.

Raúl Sampayo

El escultor Raúl Sampayo Nace en Melo – Uruguay en 1963. Cursa estudios de Arquitectura en la Universidad de la República A parir de 1990 comienza tallas y trabajos en madera, investiga yeso, madera, metales, plásticos y piedra. Lleva a cabo el diseño industrial y productivo de objetos de decoración y jardinería en piedra, fundando la empresa artesanal “Pot la Barra”. Adquiere experiencia de talla en piedra colaborando con el escultor Riva Zucchelli, en la ejecución de una escultura monumental en Punta del Este. Viaja a Italia y amplía su experiencia trabajando en el estudio Junio – Nicoli en Carrara, para luego trabajar en su obra, en el taller-estudio Michelangelo junto con el maestro Riva Zucchelli. Participa en numerosos proyectos, exposiciones e instalaciones. Sampayo obsequia a la comunidad fernandina la escultura de una cola de ballena, inaugurada el 29 de Mayo de 2020; la imponente aleta caudal, tramada magistralmente en volutas de hierro lleno de historia de un icono esteño, el Hotel Casino San Rafael, se implantó frente al mar de la Parada 35 de La Brava, en el Espacio “Magallanes – Elcano” ubicado en la zona de La Gorgorita en Punta del Este. La escultura semitransparente rememora y espera la llegada de las ballenas que navegarán frente a ella todos los inviernos.

 

La Cinta de Moebius realizada en 2017 por los escultores Raúl Sampayo y Silvia Martínez para el IUA, obsequio de los Dres. Javier Mondueri y Estela Ruiz, padres y abuelos del Colegio, mide 0.83 m de lado x 2.40 m de altura y está ubicada en el Campo Deportivo IUA.

Robert J. Mieres Villa

El artista olimareño ha realizado varios murales y máscaras en relieve en el Colegio, incluyendo el mural en relieve “Casita Kinder” en colaboración con Darío Maguna y Robert Fernández y la ambientación temática de los “Minions” en colaboración con Robert Fernández. El Saxofonista realizado por Mieres en acrílico sobre cemento, presenta un músico ilustrado con diversos instrumentos, mide 1,15 x 3,10 m y está ubicado en el patio del acceso de Primaria. El Hada, en la misma técnica, mide 1.27 x 1.83 m y se encuentra en el hall junto a la nueva Sala de Lactancia, en la casita de preescolares. Febrero de 2022: un retrato cubista “Fibonacci”, de 1.40 x 1.40 m, en  acrílico sobre cemento. La última incorporación (Mayo 2022): un mural corpóreo en el hueco de la antigua ventana en la escalera que conduce al 2do piso de IUA Kinder, bautizado “El juego de Elder” (41 x 117 cm).

Click para acceder a catálogo de obras y resumen biográfico de Robert Mieres Villa:

Ignacio Zuloaga

José Gervasio Artigas, óleo sobre tela, 103 cm de base x 153 cm de altura.

Andrés Sabaté Oliver – San Jorge
Murales – Darío Maguna

El olimareño Darío Maguna ha realizado diversas producciones artísticas en el Colegio, entre ellas el mural en relieve “Casita Kinder” que da la bienvenida al Jardín (con la colaboración de Robert Mieres); en el Campo Deportivo el mural “Paisaje” de 9 m de base x 2.90 m de altura, el mural “Serrano” (13.80 m de base x 2.75 m de altura) – con la participación puntual en la pintura de las figuras humanas y los animales de los artistas plásticos Esther Modernell y Daniel Cardoso, padres de alumnos del Colegio. El mural de estilo constructivista en la columna junto al frontón de tennis, los dos que representan pozos jugando con la perspectiva en el suelo, el paisaje con glicinas, la fachada en relieve del galponcito a su lado y el camino arbolado, así como el portal del Fortín del Caciquillo, también son obras de Darío Maguna, también la ambientación de las instalaciones y decoración de las macetas en el Mariposario. El mural Geométrico mide 14.50 m x 2.44 m, propone una progresión de bandas verticales con un efecto óptico de profundidad y fue realizado en acrílico sobre madera.

Herben Lazo, arte costumbrista en cartapesta

Herbenn Lazo trabaja preferentemente con figuras que reflejan el carácter de otros tiempos, pero que aún están al alcance de nuestras vidas o de nuestra memoria. Así, la figura del Indio y del Gaucho se reiteran en su imaginario, tanto en las tareas que hacen a su supervivencia, como en las que jugaron durante las guerras fratricidas o libertarias. Hábitos y costumbres de épocas más recientes fluyen también de su imaginación siempre abierta a la observación del medio que lo rodea y envuelve. La técnica denominada “cartapesta” con la que están realizadas estas obras (junto a su hermano gemelo, el “papel maché”) surgió conjuntamente con la invención del papel. Consiste en la superposición de trozos de papel rasgados e impregnados de pegamento, sobre una figura minuciosamente modelada en plasticina de escultura. Cuando este revestimiento se seca, adquiere una dureza y una textura tales, que -mediante el lijado- le permiten al escultor afinar y hasta modificar sus terminaciones. Cortes convenientemente realizados en la estructura de papel hacen posible separar la pieza de su molde interno. Luego, uniendo esas múltiples partes con más papel engomado, se conforma nuevamente la figura. Las obras realizadas en cartapesta, protegidas de la humedad (su peor enemiga) mediante el uso de pinturas y barnices, tienen -a pesar de su levedad- una larguísima duración.

Se destacan especialmente entre las obras de Lazo en el IUA los personajes que ambientan la recreación de la sala de Cavia donde Artigas entregó las Instrucciones del año XIII a los diputados orientales, y el carruaje, pasajeros y camino donde reposa la recreación de la última diligencia en llegar a Maldonado: La Comercial del Este.

Héctor Eduardo Araújo Pintos

24 de Octubre, 1943 – 25 de Marzo, 2006

 

Héctor Araújo ocupó posiciones de relevancia en el arte nacional a lo largo de su camino, especialmente como Miembro del Consejo Directivo del Círculo de Bellas Artes; Miembro fundador de la COMISIÓN URUGUAYA DE AIAP-UNESCO (Vicepresidente) y Miembro Fundador de Proyecto Encuentros, entre otros puestos de destaque.

A lo largo de su vida jerarquizó por igual la actividad docente, su trabajo como escultor y la actividad pública, que lo llevó a representar a Uruguay en numerosas oportunidades. Fue distinguido por su trayectoria y aporte a la cultura con “Medalla de Oro”.

La marcada vocación creadora de Araújo lo llevó a estudiar Mecánica Industrial, Artes aplicadas, Escultura, Modelado, Talla de piedra y Dibujo artístico y geométrico, entre otras disciplinas, especializándose en Soldadura.

Parte de su legado en hierro forjado se encuentra exhibido en el Campo Deportivo del Colegio IUA, y comprende exquisitas representaciones de animales (mariposas, mosquitos, tortugas, cangrejos, arañas) y esbeltas esculturas abstractas que eventualmente evocan aves, veleros, herramientas o figuras humanas, presentando equilibrios armónicos en chatarra que invitan a volar la imaginación del espectador.

Las obras fueron generosamente aportadas por la familia del escultor, en el año 2018, gracias a la gentileza del Sr. Leonel Bettinelli (propietario de la legendaria Broncería Tammaro de Montevideo).

Antonio Squilaro

En el año 1605 se publicó “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, novela escrita por Miguel de Cervantes Saavedra (29/09/1547 – 22/04/1616). Don Quijote, expresión de coraje justiciero, síntesis del espíritu entre el idealismo y el realismo, fue representado a lo largo de los siglos de las más diversas formas, por innumerables creadores. Así lo vio el escultor en chatarra Antonio Squilaro.

El Indio, de Antonio Squilaro

Recreación de la Diligencia – La Comercial del Este

La recreación de La Comercial del Este concebida por el IUA se exhibe desde Diciembre de 2012 en el hall de la Torre Ejecutiva de Presidencia de la República, frente a la Plaza Independencia de Montevideo.

(Click sobre la imagen para acceder).

Esculturas de Cuerpos Geométricos

(Click sobre la imagen para acceder).

Recreaciones de cuentos clásicos

(Click sobre la imagen para acceder).